16 abril 2013

El hombre sirena



Tenía apenas seis años cuando, sentado en la orilla de un muelle, Eric Ducharme vio cómo dos preciosas sirenas se le acercaban, agitando sus colas de vivos colores. Sin duda, aquél fue el mejor regalo de cumpleaños que sus padres podían hacer al niño que soñaba con convertirse en su ser mitológico favorito. 
«Eric siempre ha estado obsesionado con las sirenas», sostiene su madre, que no comparte la peculiar pasión de su hijo. «Es un estilo de vida que he escogido. Cuando me pongo una cola de sirena me siento transformado», asegura Eric, que vio por primera vez uno de estos seres fabulosos cuando con cuatro años sus padres le llevaron a ver un espectáculo acuático en un acuario. 

Desde entonces, cada noche se acostaba pensando en despertarse con una cola de sirena para nadar entre peces y corales. Y así, dispuesto a impedir que la realidad empañase su sueño, Ducharme se puso manos a la obra para fabricar su primera aleta artesanal con bolsas de basura. Poco a poco fue perfeccionando su técnica y ahora dirige uno de los negocios más prometedores en el desconocido sector de las colas de sirena. De silicona o látex, los precios de estos complementos imprescindibles para adoptar la apariencia de estos seres mitológicos oscilan entre los 141 euros y los 2.100. 


Vestido con una de esas originales colas, Ducharme se sumerge tres veces por semana en las cristalinas aguas de los manantiales naturales de Florida. Su peculiar afición no deja indiferente a nadie y los pescadores no pueden dejar de mirar a este joven con apariencia de tritón que prefiere que lo confundan con una sirena. 

«Me ha costado mucho encontrar mi lugar en la vida. Estar bajo el agua me hace sentir totalmente alejado del mundo», explica Ducharme, que ha aprendido a aguantar la respiración para poder disfrutar más de su pasión. 


El conocido como hombre sirena ha mostrado sus habilidades en espectáculos en vivo, ha llegado a fabricar una cola a la mismísima Lady Gaga y, hace tan sólo unos días, participó en el programa Mi loca obsesión, que emite la cadena TLC. 
Aunque a muchos les pueda resultar extraña la original afición de Ducharme, su novio se muestra encantado: «Me parece muy sexy».

3 comentarios:

  1. ; 333 me enamoraron estas colas <3

    ResponderEliminar
  2. Ya decía yo que sólo un maricón podía tener esos jobis... malditos enfermos.

    ResponderEliminar
  3. son las mejores me encantan y se nota que disfruta su trabajo y es algo que pocos disfrutan en realidad que mal que a algunas ´personas no les agrade lo que el hace ,pero aun asi creo que hace un gran trabajo y que ojala y nunca se rinda # amo sus colas de sirena

    ResponderEliminar