15 diciembre 2014

Talia ha llamado a mi puerta

El otoño es una estación muy apropiada para replantearse los gustos de temporada. Hasta hace poco, la moda me ponía muy nervioso pero el otro día estuve con Almudena Grandes, que cada día está más guapa, en el pase de modelos de Alvarado y la verdad es que me lo pasé muy bien. Definitivamente, la moda no incomoda. iQué modelos tan estupendos! Por enésima vez, vuelven los «sixties»; tantas veces han vuelto, que empiezo a dudar que alguna vez se hayan ido. Estaba por allí Manuel Piña, la picassiana de Palma, Daniel Múgica, que se casó porque uno se vuelve loco, y Alaska con un modelo de cazoletas caídas mucho mejor que los de Gaultier. iQué cielo! iQué moderna! iQué lista! Tú di que sí, Alaska.

Reivindiquemos la movida, que bien que lo pasábamos, y lo mucho que ligábamos. Y ahora no sé tú, pero yo desde luego no me como una rosca; aunque claro, igual lo que pasa es que ya no se lleva nada y resulta que estoy a la última. iQué ajetreo de semana! ¡Cuánto pretexto cultural! iQué agotadora es la rentré! Deberían darnos vacaciones a finales de septiembre para ir preparando la Noche Vieja, que se nos echa encima. ¿Qué vas a hacer en Semana Santa? (Luis Antonio de Villena, que ya no sé si es el más antiguo o el más moderno, ponía a caldo la cartelera en su artículo del sábado y decía que lo que hoy se representa en Madrid «es, ante todo, vieja ropa muy vieja, carcundia y guardorropía de musarañas»). 

Pero mira, Alaska, entre que el CNNTE nos ha encargado una obra a Ignacio del Moral, a Ernesto Caballero y a mí y que el otro día estuve con María Ester, la mujer de Ignacio, viendo la última obra de Ernesto, Retén, me he reconciliado con las tablas. Porque chica, estamos hartos de imágenes, del cine en casa y del vídeo. Y yo me digo que donde estén dos actorazos de carne y hueso, en directo, como Valentín Hidalgo y Andrés Lima, que se quite David Lynch, los fundidos y el contrapicado. 

Puestos a David, me quedo con Mamet, que es más polifacético. Lo siento, Luis Antonio, pero intuyo buenos tiempos para el teatro por mucho que tú te empeñes en lo contrario. Y yo el olfato es de las pocas cosas que conservo intactas. iCómo me voy a poner este festival de otoño! No me pierdo ni una. Y el año que viene, el CDN estrena una bien larga de Vicente Molina Foix con acciones simultáneas. ¿Quién dijo que el teatro ha muerto? Alaska, amor, no sé a qué esperas. iHazte primera actriz! Y tú, Luis Antonio, anímate a escribir un drama. ¿No escuchas a Thalia llamando a tu puerta?

08 diciembre 2014

Lo último en tatuajes

Simbolizaron el rasgo diferenciador de algunos grupos sociales, fueron la prueba visible de la abstracción del amor y se convirtieron en sinónimo de ruptura y rebelión. Después fueron una moda y un complemento estético. Pero ahora lo más cool no es ponérselos sino quitárselos. Los tatuajes no se llevan, o al menos no tanto, ni en sentido literal ni figurado.

Adiós a la preocupación de elegir un dibujo para toda la vida o el miedo de llevar el nombre de una pareja y que un buen día se acabe el amor. Ahora, quitar o modificar un tatuaje es tan sencillo como cambiar de look. Aquellos que vivieron una juventud rebelde y se llenaron el cuerpo de proclamas, ya pueden envejecer con un cuerpo libre de tinta. Mientras que para los amantes de los tatuajes, quitar o poner elementos a su piel será más sencillo que nunca.

Pero, ¿cuál es la técnica empleada en tan impecable labor? Como para otras muchas cosas, el láser actúa como un borrador sobre la piel. Quitar tatuajes es «el pan nuestro de cada día», según la doctora Paloma Cornejo, del Instituto Médico Láser de Madrid. El principal motivo de las consultas que atiende esta dermatóloga son que «la gente se ha cansado del tatuaje o porque tiene que hacer unas oposiciones -a Policía, por ejemplo- y tienen la obligación de quitárselo».

Para la técnica láser no hay un dibujo demasiado grande o pequeño, casi todo se puede eliminar. El principal problema se encuentra en los colores y en las tintas empleadas, tal y como explica la doctora Cornejo.

«Los de color negro se suelen quitar bien. En cambio, para eliminar el rojo, o tienes un láser específico o no lo puedes quitar», señala la dermatóloga. Para aquellos que no quieran arrepentirse de sus futuros tatuajes, deben saber que el color más complicado de borrar es el verde. Así que si nadie quiere sorpresas, lo mejor será seleccionar con cautela los tonos que rellenan el dibujo o «no hacérselo», como aconseja la especialista.

En cuanto a la operación de borrado, debe realizarse en sesiones espaciadas en el tiempo (al menos dos meses), cuyo número dependerá de la superficie del tatuaje, la tinta empleada y los colores. En cada una de estas sesiones sólo hay que aplicar una crema anestésica en la zona una hora antes de comenzar con los disparos de láser. Tras este primer paso, aparece una costra a la que hay que aplicar una pomada antibiótica y tapar con una gasa.

La media de sesiones para quitar un tatuaje por completo es de nueve, según la doctora Cornejo, ya que el dibujo se va aclarando poco a poco y no es posible borrarlo de una sola vez. «Hay tribales que ocupan brazos enteros y que se tardan en quitar hasta 15 sesiones», explica la dermatóloga, «mientras que los que se encuentran en el cuello o el escote son las zonas más fáciles».

¿Y el precio? «Un tatuaje de dimensión normal (del tamaño de la palma de una mano) puede llegar a costar 200 euros por sesión y se tarda en quitar un año y medio», aclara la especialista. Además, el coste va disminuyendo en función del número de veces que se realiza dicho proceso. Así que eliminar un grabado de la piel suele costar unos 1.800 euros.

Aparentemente asequible, sin embargo, no todos los tatuajes son tan pequeños, ni tan fáciles de quitar. En el peor de los casos, un dibujo multicolor que ocupe un brazo entero puede llegar a costar unos 6.000 euros. Los apasionados por el mundo de los tattoos no sólo tedrán que ahorrar para hacerse uno, también deberán acumular lo suficiente para quitárselo o modificarlo algún día.

No todo son beneficios en el proceso de borrado. «La piel queda más clara porque el láser calienta la melanina y pierde su capacidad de bronceado», aclara la especialista.

La esperanza de la moda quita y pon de los tatuajes se encuentra en una tinta especial que se están desarrollando en Estados Unidos y que se conoce con el nombre de Freedom 2. Al estar compuesta por microcápsulas, dice la doctora Cornejo, se pueden retirar de la piel en tan sólo dos sesiones.

El ritual de hacerse un tatuaje ya no es lo que era. Ni implica ser un tipo duro, ni una chica rebelde. A partir de ahora grabarse un dibujo en el cuerpo será como una calcomanía: de quita y pon.

Como en casi todo, los famosos son los que llevan la voz cantante en las tendencias al alza. Angelina Jolie sabe bien lo que es modificarse un tatuaje hasta el punto de cambiarlo por completo o hacerlo desaparecer.

No todos los tatuados se despojan de su memoria corporal así como así. Para muchos artistas tatuarse sigue siendo un modo de expresión y algo más que una moda pasajera. Amy Winehouse se ha servido de tattoos tipo old school para crear una identidad propia. Pero la inglesa no ha podido lucir siempre palmito tatuado. En los Grammy, tuvo que vestir a la chica desnuda que decora su brazo; ni corta ni perezosa, la artista le pintó un biquini con un rotulador. A grandes males, cutres remedios. Los Beckham son otro par que no deja piel desnuda. «Yo soy de mi amada, mi amada es mía» reza en la piel del futbolista y viceversa en la ex spice. Pero para juramento el que obliga a hacerse Megan Fox a sus futuros novios. Sólo tiene algo serio con ellos cuando han pasado previamente por el estudio de tatuajes. El amor es ciego, y para ella, también está tatuado.

No hay que viajar muy lejos para encontrar a famosos marcados. Alaska luce como nadie sus cinco tatuajes en los brazos. «El tatuaje forma parte de tu vida, es como una foto». En su caso, una foto que ha retratado un estilo y una época. El primero que se hizo fue en 1988, cuando murió Divine -el drac queen estadounidense que revolucionó el mundo del cine-. Su tattoo favorito: «Los que todavía no te has hecho», sentencia la cantante. Lo que sí tiene claro es la parte del cuerpo que nunca se tatuaría, «la cara o la cabeza».

Lo que no pasa de moda es ponerse el nombre del amado, claro que cuando el amor se acaba el tatuaje permanece, ¿o no? Jonny Deep se grabó un Winona forever cuando salía con la actriz Winona Ryder. El final de la relación supuso la mutilación del verso con un Wino for ever.

En los centros de tatuajes hay una máxima que decora la entrada de algunos de ellos: «El tatuaje dura más que el amor, piénsatelo dos veces». Mao lleva 20 años grabando historias en el mítico Mao&Kathy. La última tendencia: el realismo. «Hay gente que ha venido con la foto de su perro o la de su madre, pero es curioso que nunca con la de su suegra», bromea Mao. «Hay poca gente con estilo propio, se copia a los otros».

Los covers -tuatuajes que cubren uno anterior- no son una novedad. Rectificar es de sabios, pero para los tatuadores no es cómodo trabajar sobre el diseño de un compañero. Mao reconoce que lo importante es sentirte bien con lo que llevas, y ha conocido gente a la que los tatuajes «les estaban jodiendo la vida». Además Mao lo tiene claro: «prefiero perder clientela, pero no tatúo a gente a la que no veo convencida».

Kat Von D es la tatuadora más mediática gracias al programa Miami Ink. Su aguja ha grabado a famosos como Jared Leto, a los miembros del grupo Green Day o la actriz Denise Richards. Su cuerpo tatuado ha sido objeto de deseo y campañas publicitarias. Kat Von D considera que los tattoos no se pasan de moda y «no se pueden considerar tendencia». Para ella tener tatuado el nombre de parejas anteriores no es un problema, «no me traen ningún mal recuerdo», afirma.

Ritual, arte o moda. Cada uno intepreta el tatuaje a su manera, decide cómo y dónde ponérselo y por lo que parece, también cuando quitárselo.

24 septiembre 2014

Codigo oferta YOIGO

Saffron Brand tenía sedes en varias capitales: Miami, Viena, Nueva York, Estambul, Mumbai y Madrid fueron las elegidas para albergar los centros desde donde se dibujaba el nuevo horizonte del marketing. Desde la capital española se implicó con marcas tan importantes como Yoigo que desde que comenzó a repartir ocasionalmente sus códigos de descuento de Yoigo empezó a subir como la espuma, pasando por Bankinter, Evo, Volotea, Indra, Repsol o Madrid Open para rediseñar su estructura.


GIF  SAMSUNG  RT 728X90


Wally Olins fue durante muchos años el gurú del marketing a través del branding, que es el modo de destacar un producto a través de los valores que su marca representa. O lo que es lo mismo, posicionar lo que se ofrece frente a un público objetivo. 

En ello era el número uno Olins. Y lo hacía a través de su empresa Saffron Brand Consultans, fundada en 2001. Desde ahí ayudó a negocios, países y ciudades a redefinirse. Entre su cartera de clientes estuvieron Polonia o Londres, dónde hasta la policía metropolitana recibió sus consejos. 

También adquirieron un nuevo valor varias empresas internacionales, entre ellas, C&A, Baker&Mckenzie, Renault, 3i y The Institute Of Cancer Research que pudieron dar una vuelta a su concepto de publicidad gracias al buen hacer de Olins. Pero antes de fundar la empresa que le descubriría como un privilegiado para el mundo de la mercadotecnia, Wally Olins había estudiado Historia en la Universidad de Oxford.

Al terminar, trabajó para la prestigiosa Ogilvy&Mathier, dirigiendo la sede de ésta en Mumbai hasta 1965. 

Fue entonces cuando se decidió por ser su propio jefe y creó Wolf Olins, que estuvo bajo su tutela hasta 1997, año en el que vendió la empresa. Escribió varios libros. El último fue Brand New, enfocado hacia las empresas del futuro y que se publicó a principios del mes de abril. 

Pero su logro más importante fue ser nombrado Commander de la Orden del Imperio Británico y recibir el Lifetime Award del Reputation Institute por su contribución al branding. Quienes lo conocían hablan de él como una persona ingeniosa, impaciente e irónico. Con su imagen había hecho lo que mejor sabía: crear una especie de marca reconocible vistiendo siempre pajarita y unas inconfundibles gafas redondas.  

22 septiembre 2014

Se implanta un tercer pecho para que le den un programa en MTV

Una joven de Florida de tan solo 21 años ha estado ahorrando durante muchos años para conseguir su ansiado sueño.

Su sueño es para lo que cualquier persona podría resultar un auténtico calvario, implantarse un tercer pecho. Ha estado ahorrando durante dos largos años para poder conseguirlo.

La chica se llama Jasmine Tridevil y vive en la ciudad de Tampa, ha llegado a recibir la negativa de un total de cincuenta cirujanos que se negaban a implantarle un tercer pecho ya que para ellos contradice su código deontológico.

Pero al fin lo ha conseguido por el módico precio de 15.000 euros y además se ha tatuado el pezón, pero en esta ocasión no se trata de estética, su verdadero sueño es llegar a ser famosa y tener un programa de televisión propio en MTV.

Ha reconocido que todo su sueño es conseguir un programa en MTV y que si no lo consigue estará arruinada ya que ha invertido cada céntimo que tiene en esto.

21 septiembre 2014

Si quieres ser famoso primero tienes que triunfar en el extranjero

Si quieres ser realmente famoso en España no tienes más remedio que triunfar en el extranjero antes. Un ejemplo sería Sarita Montiel. La joven starlet manchega, harta de hacer papeles secundarios en nuestro país, llegó a Hollywood en la década de los 50 después de una breve temporada en México y, tres películas más tarde, volvió triunfante a nuestro país.

Sarita se había convertido de repente en Sara. No solo había tenido a Rod Steiger, Gary Cooper, Burt Lancaster y Mario Lanza de parejas cinematográficas, traía atado al director Anthony Mann a su carro triunfal. 

Otro caso del síndrome Montiel es Antonio Banderas, que se fue a rodar Los reyes del mambo a California y volvió con una mujer blanca atada a su cuádriga que, además, era una excelente actriz nacida en el seno del patriciado angelino.

A Alvarno les ha pasado lo mismo. Durante varias temporadas Álvaro Castejón y Arnaud Maillard han desfilado discretamente y sin mucha alharaca en el off Cibeles para un grupo de incondicionales, pero ahora lo hacen por todo lo grande en MBFWM, después de su primera colección en París para la empresa andorrana Azzaro. 

No sólo eso, han decorado un coche para Mercedes-Benz, gran patrocinador de la fashion week madrileña.

La opulenta colección que vimos ayer divinamente cosida por Ojo de Aguja, taller que comparten con Ana Locking, no tiene mucho futuro en España, aunque posiblemente causaría estragos en Nueva York, donde aún quedan, aunque a punto de extinguirse, esas "ladies who lunch" que están peinadas, manicureadas y pedicureadas desde primera hora del día. 

Pocas españolas se atreverían a exhibirse a rayo de sol con esas variaciones sobre uno o dos temas con sus espectaculares bordados y hombreras tan marcadas.

Muy graciosos aunque algo invernales sus abrigos divididos por cremalleras. Más posibilidades comerciales tienen para España sus negros trajes de cóctel y noche asimétricos, un poco cabaret berlinés, rematados por encaje.

Hannibal Laguna presentó una colección llamada Butterfly Dreams, en la que los grandes protagonistas fueron unos trajes de fiesta espectaculares en gasa de tonalidades pastel de drapeados helénicos, algunos realzados por unos corsages de hojarasca bordada en oro. 

Entremedias volvió a sacar, como en temporadas anteriores, algunos de sus vestidos fetiche de raso importante, escote palabra de honor, formas ceñidas y pechera escarolada.

Son esos que adoran sus clientas y admiradoras que decoraban el front row, María Teresa Campos, Isabel Gemio, Ana García Obregón o Yvonne Reyes, entre otras.

María Escoté nos ofreció una colección delirante inspirada en la cultura afroamericana de mediados de los 80, con unos favorecedores conjuntos formados, por minifalda y "perfecto" en piel metalizada.

Leyre Valiente, siempre fiel al cómic, presentó a Olympia, la mujer mecánica con su ajuar en neopreno y metal troquelado.


Como en todas las ediciones de primavera-verano, vimos las colecciones de ropa de baño de tres de los grandes maestros del tema: Andrés Sardá, Montse Bassons y Dolores Cortés. Fascinante la colección de esta última inspirada en Japón.

19 septiembre 2014

Matan a un dj en la India por no ponerles una canción

Gurvinder Sigh era un dj indio que se dedicaba sobre todo a pinchar en bodas y en diferentes actos, hace unos días estaba trabajando en una boda India cuando empezaron a pedirle que pusiera diferentes canciones, hasta ahí todo es normal ya que es lo que se suele hacer.

Eran las 23:30 de la noche cuando un grupo de jóvenes fueron a pedirle una canción en concreto a lo que el dj les respondió que estaba poniendo las canciones una por una intentado complacer a todos, por lo que tendrían que esperar.

Pero una media hora más tarde, sobre las doce de la noche se hicieron dos grupos diferentes que se dedicaron a agobiar incesantemente a Gurvinder diciéndole que pusiera la canción de uno de los grupos o del otro.

Al final tuvo que recoger sus cosas e irse, pero cuando caminaba hacia su coche, unos jóvenes que eran familiares del novio de la boda le persiguieron y le dieron una paliza con barras de hierro solo por el hecho de no haberles puesto la canción que le pidieron. La paliza fue tan grande que el dj murió nada más llegar al hospital.

17 septiembre 2014

Santa Teresa de Jesús

Santa, mística, escritora y mujer avanzada a su tiempo. La figura de Santa Teresa de Jesús ha inspirado numerosas obras de ficción. 

A las puertas del V Centenario de su Nacimiento, que se celebra el próximo año, llega Teresa de Ávila al teatro Talía del 3 al 14 de septiembre.

Basada en su intensa vida y escrita por José María Rodríguez Méndez, la obra, construida en formato de oratorio dramático en cinco actos, se nutre de sus textos y algunos de sus versos más renombrados.

El relato biográfico abarca desde la joven de 15 años hasta la monja anciana a las puertas de la muerte. 

Entre medias, un recorrido histórico por la España del siglo XVI. Música, palabra y silencio evocan a esta figura abulense que alcanzó metas literarias y místicas insospechadas. La actriz Blanca Beneito protagoniza el montaje, dirigido por Enrique Belloch, en una producción de Marben Media.

"A la muerte de mi gran amigo José María Rodrígez Méndez recibí como legado el derecho de propiedad de su obra", dice Belloch. "Así que, además de honrado, me siento responsable de ponerlas en pie".

Rodríguez Méndez demostró una gran fascinación por los místicos, escribió también una pieza sobre San Juan de la Cruz. Pero en ésta, concretamente, se centra en la faceta humana de una mujer fuera de serie que rompió los esquemas en su época y se enfrentó al poder.

"Teresa fue una mujer de mucho carácter, incluso algo agresiva y violenta, que no se acobardaba fácilmente y plantó cara a los poderosos", dice Belloch.

Una docena de técnicos, todos ellos amigos, arropan a Belloch en este proyecto que representa un arriesgado debú de la joven actriz Beneito. "Es joven, sí , pero también capaz, responsable y estudiosa", afirma el director. Para dar más viveza y alegría a la acción ha concebido dos personajes, un par de pícaros que escoltan a Teresa.

La puesta en escena se ha diseñado de acuerdo con el texto y el espíritu que expresa. "Hay cambios en el vestuario muy ritualizados que se realizan en el escenario y simbolizan las distintas etapas en la vida de Teresa, desde la doncella, a la novicia o a la monja".

La música también se adapta a este patrón y parte de ella ha sido compuesta por una carmelita y un coro intepretará varios temas.


Hombre de cine y teatro de larga trayectoria y numerosos proyectos, Enrique Belloch puede vanagloriarse de haber descubierto el talento de un jovencísimo Antonio Banderas, que protagonizó su película Pestañas postizas, en 1982.